Andrés Acevedo Ojeda

En 2010 viajé a Canadá para comenzar mis estudios de posgrado. A partir de ese momento mi salud física y mental comenzaron a deteriorarse.

Poco a poco diferentes aspectos de mi vida fueron perdiendo claridad, afectando mis relaciones personales, mi capacidad de concentración y creatividad, mis hábitos alimenticios, y la calidad de mi sueño.

Cinco años después, mi mente se había convertido en mi enemiga. Eran varias las noches que pasaba sin poder dormir, e incluso sin querer dormir. Mi relación de pareja cada vez se deterioraba más, no dejaba de subir de peso, y mi estudios doctorales no iban nada bien.

Fue así como una noche cualquiera a principios de 2016, queriendo encontrar alguna forma de poder dormir, descubrí la meditación mindfulness. Desde la primera sesión sentí que conecté con la práctica. Algo cambió en la forma de entender mi mente y cómo me relacionaba con mis pensamientos.

 

Recuerdo sentirme sorprendido al darme cuenta de que no tenía control de mis pensamientos, a menos no el control que creía tener... ¿Cómo podía haber vivido 32 años sin darme cuenta de esto?

 

Rápidamente la meditación dejó de ser un medio para poder dormir y se convirtió en la más importante técnica que haya aprendido, no sólo a nivel psicológico, también ético y profesional. Llegué a la práctica porque estaba en un mal momento de mi vida, pero continué meditando por un profundo interés en la naturaleza de la mente.

En Febrero de 2020, habiendo ya terminado mis estudios doctorales y queriendo integrar formalmente la meditación mindfulness en mis clases de ingeniería, tomé la decisión de crear todomente.

 

Todomente es una de las mejores decisiones que he tomado en la vida. La respuesta ha sido muy inspiradora y la comunidad que hemos ido creando de manera orgánica me ha hecho confirmar el potencial que tiene esta práctica de cambiar vidas.

 

Es maravilloso recibir los mensajes de muchos de Ustedes compartiendo cómo todomente ha traído claridad en estos tiempos tan complejos.

Mi objetivo principal en todomente es ayudar a muchas personas a través de la práctica y teoría mindfulness.

Es por esto que la gran mayoría de todo lo que comparto está disponible abierta y gratuitamente a través de múltiples plataformas.

 

Sin embargo, quiero también tener la oportunidad de recibir apoyo de aquellos que encuentren especial valor en esta iniciativa y que tengan la capacidad de hacerlo.

 

Muchos de nosotros pagamos USD $3 por una simple taza de café sin pensarlo dos veces, y de repente nos parece demasiado pagar lo mismo por algo que puede ofrecernos más valor. Me ha pasado a mí.

 

Nos hemos acostumbrado a que el podcast y otros contenidos digitales sean gratuito. Y creo que esto es un problema, porque lo único que ha logrado es que el modelo económico se base totalmente en anuncios publicitarios.

 

¿Y qué quieren los anunciantes?

Tu información, tu tiempo, tu atención y por supuesto, tu dinero.

 

Mi propuesta aquí en todomente es que juntos, como comunidad, financiemos esta iniciativa, de manera que sea autosuficiente y sostenible en el tiempo, mientras más personas tienen acceso al contenido gratuito.

 

Crear una cultura de patrocinio, donde cada uno haga el esfuerzo de apoyar el trabajo que más valore, al nivel que lo valore. Creo que esta es una de las mejores formas de continuar haciendo trabajo significativo.

Quiero seguir compartiendo gratuitamente la práctica mindfulness con más personas y necesito tu apoyo para hacerlo.

 

Si eres seguidor regular de todomente y encuentras valor en esta iniciativa, quiero animarte a que la apoyes visitando todomente.org/patrocinio y eligiendo la opción de patrocinio con la que te sientas más cómodo.

De antemano, gracias por tu apoyo y gracias por estar aquí.

Es un honor estar haciendo esto.

Andrés Acevedo, PhD.